Cómo se dividen las distintas etapas del producto

Las distintas etapas del producto, no suelen salir de los parámetros básicos prestablecidos; siendo considerado más como su “ciclo de vida”. En este artículo te daremos a conocer cuáles son:

Las distintas etapas del producto

Etapa de introducción del producto: El producto es presentado como una novedad y su producción está limitada al mercado de origen; donde futuramente, según el rendimiento podrá comercializarse a aquellos mercados similares al de origen; es decir, con parecido nivel de desarrollo y de hábitos de consumo. Esto permite que las ventas del producto comiencen a crecer.

Cómo se dividen las distintas etapas del producto

Etapa de crecimiento del producto: La producción es trasladada a otros países, donde surgen copias del producto. También se incrementa la demanda del mismo y su uso es extendido; por lo tanto, se convierte en una necesidad para los consumidores, como en el caso de la década de los 80, donde muy pocos tenían teléfono móvil, y no representaba una necesidad para la mayoría de la población.

Sin embargo, a los 90 comenzó a extenderse su uso; los cambios de hábito en la sociedad unidos a precios más accesibles lograron que este producto se convirtiera en una necesidad; de hecho, actualmente todo el mundo posee uno, e inclusive, varios teléfonos móviles

Etapa de madurez del producto: Se produce un estancamiento en las ventas del producto; aparecen empresas que ajustan sus costes de producción y ofrecen precios mayormente competitivos.

Etapa de declive del producto: Es la etapa final, se producirá, para empezar en los países menos desarrollados; ya que bajará la demanda de dicho producto y la necesidad posiblemente sea cubierta por otro, o bien, puede dejar de ser tendencia. En dicho momento pueden ocurrir dos escenarios: la desaparición del producto; debido a que ya no es rentable gracias a la escasa demanda o la prolongación del ciclo de vida tras cambiar diseño o mejora las funciones del mismo.

El patrón de la crisis griega en otros países

El patrón de la crisis griega puede observarse en diversos países, como en el caso de Turquía y Argentina; donde este último periodo recibió el mayor préstamo en la historia del fondo monetario internacional. Existe una elevada demanda de capital y esto ha producido que en Estados Unidos se firmen los planes expansionistas presupuestarios.

En el caso de Turquía, se está viviendo una especie de crisis que ha generado un endeudamiento excesivo y devaluación de la moneda; con indicios a una posible intervención del fondo monetario internacional. Actualmente en Turquía se encuentra en construcción el aeropuerto más grande del mundo; donde según la opinión de expertos indican que es una infraestructura innecesaria.

Sin embargo, este patrón no está limitado únicamente a los países mencionados, o países emergentes; en España, por ejemplo: también se han producido situaciones similares en los últimos años, como el caso de la infraestructura innecesaria, alto endeudamiento y corrupciones políticas. Esto ha llevado a una crisis de confianza, que ha ocasionado una intervención del Banco Central Europeo; con la finalidad de bajar las tasas de intereses y solventar la deuda pública del país.

La caída de las cotizaciones de las monedas también se ha dado en otros países como Indonesia Colombia, Chile y México; en estos países hay un alto endeudamiento, principalmente ante el dólar.

Cómo se puede resolver el patrón de la crisis griega

Es imprescindible mencionar que, como la vía más racional, y a la vez menos probable; para solventar este inconveniente se debe de centrar en la posibilidad de incrementar los impuestos a los capitales internacionales; mediante las fórmulas globales que están en fase de perfeccionamiento.

La economía global jamás ha estado tan desarrollada, a pesar de que nos encontramos en un estado de crisis. Aunque esto puede resumirse en que los poseedores de capitales internacionales se encuentran buscando más el rendimiento de sus activos mediante la deuda; que a través la cooperación con los agentes sociales de cada país.

Qué significa el oligopolio y una influencia

Cuando se habla de lo que es el oligopolio hacemos referencia al mercado; en el cual un número de pequeñas empresas compiten por ofrecer un mismo producto o servicio; es decir, son pocas las empresas que compiten en tal mercado, lo que supondría una afectación en el equilibrio y la normalidad del funcionamiento; por lo que no es de extrañar que se considere que un oligopolio es un tipo de mercado imperfecto.

Qué significa el oligopolio y una influencia

Qué influencia tiene el oligopolio frente a las teorías económicas

Basados en las teorías económicas existen dos tipos de mercados: los mercados imperfectos, bien sean oligopolio, monopolio o competencia monopolística, y los mercados perfectos.

Los mercados imperfectos son aquellos mediante los cuales el precio de un servicio o bien proporcionado por las empresas no son marcados únicamente por la ley de oferta y la demanda; sino que el precio es manipulado de una u otra manera por las empresas que forman parte de él. Sin embargo, el precio responderá únicamente al equilibrio entre la demanda y la oferta.

Por otro lado, los mercados de competencia perfecta, o bien, mercados perfectos, son aquellos donde los participantes –empresas- son extensos, a nivel de recursos y cantidad existencial, y todos proporcionan el mismo servicio o producto; lo que genera que la oferta sea elevada, mientras que, en los mercados imperfectos, como el oligopolio, el número de empresa es realmente escaso.

Las bases que sostienen a un mercado perfecto 

Número elevados de consumidores y productores. Libertad a la salida y entrada de empresas en el mercado. Las empresas deben proporcionar un servicio o producto homogéneo. Tener facilidad de transacciones en la compra y venta de bienes.

No cabe duda que el oligopolio pertenece al grupo de mercado imperfecto; ya que no cumple las premisas anteriormente mencionadas. En los precios influyen otros elementos dados a causa de una manipulación en el Libre Mercado; por lo que no es viable la libre competencia.

El gula y la ira dentro de las empresas

Bajo un ámbito metafórico, la ira y la gula, son dos de los pecados capitales; que tienen cierto tipo de influencia en el sector empresarial. En este artículo te mostraremos cuáles son.

El gula y la ira dentro de las empresas

Significado del gula y la ira

Gula

Obsesionarse con una idea y desear ejecutarla tal cual, sin tomar en cuenta la opinión del mercado; es uno de los principales errores de los emprendedores; ya que el 99% de las veces de la idea original a la ejecutada no hay muchas similitudes. Por lo cual, hay que saber cuál es la mejor forma de adaptar el producto al modelo de negocio.

A pesar de que sería encantador que los gastos fueran los esperados y que el dinero durara por mucho tiempo; es imprescindible que conozcas que te será muy difícil conseguir crédito, invariablemente de si trata de un inversor privado o de un banco, el dinero se te acabará antes de lo esperado; por lo que, al momento de iniciar un negocio es recomendable que dupliques los gastos y dividas los ingresos estipulados para poder tener una expectativa real.

Asimismo, se recomienda vivir bajo la modalidad de inversor inteligente; evitando así malgastar el dinero poseído en banalidades como mejor mobiliario y enfocarse en estirar cada centavo.

Ira

Enfadarse, desanimarse y echarte atrás ante un fallo, inconveniente o error; es uno de los más grandes errores que pueden cometerse cómo emprendedor. Debes recordar que emprender es una escalera de pequeños fracasos mediante los cuales aprenderás y en el proceso sufrirás muchísimo; así que es importante que te prepares mentalmente. La resiliencia será una de las principales cualidades a desarrollar como emprendedor.

La indecisión y la falta de foco son otros graves problemas; ya que a causa de la enorme cantidad de tareas que se deben realizar es muy fácil escoger aquellas que no son relevantes; por lo que es imprescindible que antes de cualquier ejecución te hagas la pregunta de si será fundamental para el crecimiento de la empresa, en caso de no serlo, solo delegada.

Conozca el ciclo de vida de un producto

El ciclo de vida de un producto es la evolución en ventas del susodicho durante su permanencia en un determinado mercado. Dependiendo del producto comercializado y el sector donde se localiza la tienda el producto tendera por valorarse o desvalorarse económicamente.

De igual manera, en dicho periodo influyen otros factores; como el caso de las políticas de administración del área donde se comercializa el producto. Desde el momento en que aparece un producto en el mercado no mantiene siempre una misma tendencia de venta; por lo que pueden producirse fluctuaciones que influirán a largo plazo en la demanda.

En lo referente a la demanda, es algo habitual; pues se trata cuando el producto pasa de moda o que el mismo se sustituya por otro producto que tenga las mismas característica que el primero.

Conozca el ciclo de vida de un producto

Ejemplo referente al ciclo de vida de un producto

Pensemos en el mercado de los reproductores de música. Hemos conocido el MP3, el mp4, el iPod, e inclusive, el teléfono móvil ha sido usado como reproductor; sin embargo, también hemos contemplado que algunos de estos tuvieron un ciclo de vida relativamente corto.

Basándonos en este aspecto, en la economía hay una teoría que explica las etapas; por las cuales un producto, en relación a la producción de sus ventas, puede transcurrir. Esta teoría es conocida como la teoría del ciclo de vida de un producto; la que se definió por el economista norteamericano Raymond Vernon, quien aseguraba que todo producto/servicio posee una evolución en el mercado similar; donde identifica cinco etapas: evolución, introducción, crecimiento, madurez y declive.

Aunque, puede verse el caso en el cual se trata de alargar el ciclo de vida del producto a través de distintas estrategias; como el relanzamiento, la actualización, la prolongación de la fase de madurez, o inclusive, a través de querer mantener la comercialización del producto; mientras se encuentra en la etapa del declive, a pesar de que la demanda sea baja.