Hipoteca fija o variable, la gran duda

Uno de los productos bancarios más conocidos de todo el mundo y que más personas tienen contratadas y durante un mayor tiempo, es sin duda el préstamo bancario denominado hipoteca. Este préstamo que tiene como objetivo la adquisición de una vivienda en propiedad por parte del / los solicitante /s lleva años entre nosotros y ha permitido a millones de familias poder adquirir su hogar.

Cuando se habla de un producto tan arraigado en las costumbres de una sociedad y además a nivel internacional, es bastante complejo que se produzcan cambios muy substanciales en su forma de trabajar o de ser, sobre todo si tenemos en cuenta que lo trabaja una serie de entidades como son las bancarias, que no precisan de una flexibilidad e innovación muy visible entre sus operativas. Pues bien, en este artículo vamos a ver uno de los cambios que están ocurriendo desde hace unos años, pero especialmente y con más intensidad en los últimos meses, y que tienen origen en la crisis financiera que se inició en el año 2008 y que modificó los esquemas de la sociedad en general, nos referimos al paulatino paso del interés variable al interés fijo.hipoteca_fija

Las hipotecas a tipo fijo son con visión a largo plazo o muy largo plazo, no podemos pensar en que el mercado seguirá como actualmente se encuentra

Para quienes no estén muy familiarizados con los conceptos de interés fijo y / o variable, con el cálculo de los mismos en las hipotecas, etc., indicarles que se trata de la forma en que se calcular los intereses que nuestro préstamo bancario genera y que por tanto repercute directamente tanto en la cuota mensual que pagamos como solicitantes y posteriores titulares del préstamo, como en la cuantía final que acabaremos pagando tras su amortización total en concepto de intereses. La principal diferencia entre ambos intereses y como sus propios nombres ya vaticinan, es que mientras el interés variable estará sujeto a fluctuaciones en base a otro tipo de interés, comúnmente el denominado Euribor y que por tanto hará que nuestras cuotas puedan variar a lo largo de la vida del préstamo, el tipo de interés fijo obvia esta última parte del Euribor y se establece un valor que no variará en ningún momento y que por tanto dejará estable nuestra cuota haciéndola siempre previsible.

Si bien puede parecer claro que es mejor tener una cuota fija antes que una que pueda variar, hay que tener presente que ello no es algo “gratuito” sino que implica un interés mayor al que encontramos en las hipotecas con interés variable y que por tanto en cierto modo nos la “jugamos” a pagar más esperando que el mercado vaya a mejor, los intereses suban y por tanto empiece a ser rentable y acabemos pagando menos intereses que con un interés variable. Lo cierto es que esta está siendo la opción más novedosa y que más adeptos va adquiriendo en las últimas contrataciones, alcanzando ya un 20% de las nuevas contrataciones frente al 2% que suponía hace apenas 10 años. Por tanto si eres una persona con aversión al riesgo o si tienes relativamente claro que el Euribor va a ir en incremento y superará los valores negativos actuales, por otro lado nunca antes vistos, en tal caso recomendamos que busques y aproveches las ofertas gancho que las entidades están lanzando en este tipo de productos de hipoteca con tipo de interés fijo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

shares