La envidia y avaricia dentro de las empresas

¿Sabías que los pecados capitales tienen una base metafórica dentro de los errores más cometidos por los empresarios? En este artículo te mostraremos cómo la envidia y la avaricia pueden perjudicar a nuestra empresa.

La envidia y avaricia dentro de las empresas

Definición de los términos  envidia y la avaricia

Envidia:  Copiar lo que funcionó a otras personas es un grave error empresarial; si bien es cierto que es necesario conocer a la competencia, tanto de forma directa como indirecta; pero únicamente para comprender puntos que los llevaron al éxito.  En caso de que intente competir en base a las reglas de tus competidores y, a la vez, intentar ser mejor que ellos, estarás muerto.

Fijar un modelo de negocio en la fase de planificación y ejecutarlo de forma terca, sin esperar recibir retroalimentación; es la mejor forma de destruir una empresa. Por lo cual, se recomienda explorar el mercado a través de clientes reales y no en base a mera especulación.

Avaricia: No compartir información relacionada al proyecto con otros emprendedores, amigos, proveedores parientes, o clientes, es otro grave error. Ya que esto te ayudará a recibir retroalimentación; por lo que es importante que tengas la mente abierta para escuchar las nuevas ideas planteamientos y críticas.

Luego de transcurrir un largo periodo de tiempo, donde el cual tu proyecto pudiese no prosperar; debes evitar culpar al mercado quien todavía probablemente no ha sabido entender el producto; existen casos excepcionales donde el producto es rápidamente acogido por el público, pero son contados. Al elaborar tu plan de negocios, debes decidir el conjunto de factores que definirían la muerte del proyecto y no basarse en la carencia de rentabilidad

Qué se debe tener en cuenta para comenzar en este negocio

Por otro lado, intentar atesorar a los clientes transmitiéndole la idea de que los competidores proporcionan un producto inferior o de menor calidad al tuyo, es inadecuado. Si el cliente está contigo deberá ser porque le encanta tu producto y porque se siente identificado con tu compañía; por tal motivo, trabaja siempre en ofrecer valor y no bajo una filosofía competitiva.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.