Economia Sumergida en España

La economía sumergida es un tipo de economía que cubre la riqueza y los recursos de un país en ámbito informal e ilegal.

Puede ser informal o irregular porque no cumple las obligaciones de declaración de impuestos y puede ser ilegal porque desarrolla actividades contrarias a la ley por ejemplo el tráfico de drogas.

 

Según un informe del Departamento de Hacienda de España de 2012 titulado El coste de la economía sumergida: el aumento del fraude durante la crisis afirma que la economía sumergida está valorada en 253 000 millones de euros, 60 000 millones de euros más que en 2008.

Mientras tanto, las cifras muestran que el PIB de España aumentó un 0,3% en el último trimestre del año 2013, en comparación con el 0,1% en el tercer trimestre, lo que simboliza el gran aumento del PIB español desde el inicio de 2003.

La economía sumergida ha crecido rápidamente en aquellas comunidades autónomas impactadas por el desempleo y la burbuja inmobiliaria como Andalucía, Canarias, Extremadura y Castilla-La Mancha. Las cifras de Extremadura, donde el desempleo supera el 30%, es del 31,1%.

El informe comenta sobre el “grave problema moral a la hora de pagar impuestos”, una situación que ha situado a la economía negra española muy por encima de Alemania (13,1%), Francia (10,8%) y el Reino Unido (10,1%), aunque la tasa en Italia, Portugal y Grecia están más cerca de España.

La actividad económica en la sombra en Grecia equivale a casi un cuarto de la producción nacional, según un estudio del Instituto de Asuntos Económicos con sede en Londres. La investigación encontró que la economía paralela de Grecia fue equivalente al 24% del PIB el año pasado, que fue una de las tasas más altas en Europa, pero más baja que una década antes, cuando superó el 28%.

Aunque el desempleo se sitúa en torno al 26%, es un secreto a voces que esta cifra oculta el gran número de personas que trabajan en la economía sumergida.

A pesar de los altos niveles de fraude, solo hay un inspector de impuestos español por cada 1.928 contribuyentes, en comparación con 860 en Francia y 729 en Alemania. Esto sin duda da qué pensar y deja claro que hay mucho margen de mejora en este país.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

shares